Vinculada al sector nuclear desde antes de su nacimiento como sociedad independiente de su matriz, la empresa cántabra celebra hoy su primer cuarto de siglo de vida convertida en una prestadora integral de servicios para el sector energético y naval, con capacidad para afrontar tareas de ingeniería y fabricación en productos de alto valor añadido. La filial de Equipos Nucleares, que cuenta con una plantilla media de 259 personas, es hoy proveedor de referencia para Navantia en el programa de construcción de los submarinos de la serie S-80 y trabaja en la identificación de oportunidades en fusión nuclear y energías renovables, con el hidrógeno verde y la eólica ‘offshore’ como áreas más destacadas.

José Ramón Esquiaga |  @josesquiaga | Marzo 2022

Con una historia que suma algún año más que los veinticinco que ahora celebra, y con una trayectoria en la que caben más hechos y acontecimientos relevantes de los que probablemente corresponderían a ese aniversario, Enwesa Operaciones encara la salida de la crisis sanitaria convertida en una empresa muy vinculada a sus orígenes pero también muy diferente a aquella que nació en el seno de Equipos Nucleares SA (Ensa). La especialización en tareas de altos requerimientos técnicos sigue siendo su principal fortaleza, pero hoy lo es con una visión integral que incluye servicios, ingeniería y fabricación, con el sector energético como principal campo de actuación pero con un creciente peso del sector naval en su cartera. Una posición desde la que los responsables de la empresa confían en poder aprovechar las oportunidades que aparezcan en el mercado, que pueden llegar tanto de los anunciados planes de fabricación de nuevas centrales en varios países –con Francia como escenario más cercano– como de iniciativas en el área de las energías renovables, en un contexto marcado por los planes y fondos europeos.

Enwesa Operaciones SA, SME (siglas estas últimas que hacen referencia a su condición de sociedad mercantil estatal) se constituyó en 1997 de la mano de Ensa, que cuenta con una participación en el capital del 82,55%, y de Westinghouse Technology Services SA, que controla el 17,45% restante. Pero lo que posteriormente se convertiría en una empresa independiente ya tuvo un recorrido anterior como ‘división de servicios’ dentro de Ensa, un departamento creado en 1980 para realizar trabajos de montaje, gestión de combustible, reparación, mantenimiento, descontaminación y desmantelamiento de centrales nucleares, y en el que hay que buscar las bases sobre las que se asentó la colaboración con Westinghouse. Ya a partir de ese año, y como prólogo de la trayectoria que seguiría después, se configuran lo que iban a ser las principales líneas de negocio y la vocación por ampliar y diversificar su actividad que iba a ser una de las señas de identidad de la empresa.

Pedro Ortiz Castañera, director general de Enwesa Operaciones.

“Enwesa nace de la alianza entre dos empresas muy reconocidas por su andadura en el sector nuclear y con una clara vocación de atender la demanda de servicios muy especializados de este sector en el que operamos”, señala Pedro Ortiz Castañera, director general de la empresa cántabra, que señala a las grandes exigencias de ese mercado como el elemento fundamental que ha permitido desarrollar capacidades y disponer de personal altamente cualificado para extender el campo en el que opera: “Los rasgos que nos definen nos han aportado un gran valor añadido para nuestros potenciales clientes, y progresivamente hemos ido accediendo a otros mercados diversificando así nuestros servicios”. De resultas de ese proceso, y según los cálculos que realiza el directivo, Enwesa reparte hoy su mercado en dos grandes áreas: el sector energético, incluido el nuclear, que aporta en torno al 90% de la actividad, y la fabricación de componentes para el sector naval, en el que se mantiene una colaboración activa en proyectos con Navantia y que suma el 10% restante.

Líneas de negocio

La actividad de Enwesa se articula en torno a cuatro grandes líneas de negocio, que a su vez y a través de distintas líneas de servicios y productos, operan en las dos grandes áreas, energética y naval, que hoy constituyen los principales sectores para los que trabaja la empresa. Servicios nucleares ofrece el mantenimiento y reparación de los componentes principales del sistema de generación de vapor en centrales nucleares, incluyendo la gestión del combustible. El área de válvulas se ocupa de la revisión y ajuste de estos componentes, en tanto que la de equipos rotativos realiza el mantenimiento, revisión, reparación y montaje de estas instalaciones, en plantas energéticas e industriales. La relación de líneas de negocio de Enwesa se completa con la dedicada a fabricación, que realiza trabajos de calderería de altos requerimientos para el sector energético y el naval. Esta línea de negocio, que cuenta con talleres en Cantabria, es la que está trabajando en el astillero de Navantia en Cartagena en el proyecto de construcción de los submarinos de la serie S-80, con una unidad ya en el mar y otras dos –el S-82 y el S-83– en las que está confirmada la participación de la empresa cántabra.

Las características de los servicios que ofrece Enwesa implican que la mayor parte de la actividad de mantenimiento se realice en los emplazamientos donde están los reactores sobre los que se trabaja. “En el mercado español, de los siete reactores nucleares que están operando en la actualidad, tres de ellos se concentran en Cataluña donde desarrollamos gran parte de nuestros servicios y disponemos de un centro de trabajo propio”, explica Pedro Ortiz, que completa la relación de la distribución geográfica de los mercados a los que atiende la empresa con la mención a la fuerte presencia internacional, con trabajos ahora mismo en Suecia, Bélgica y Francia, este último el país que concentra la mayor parte de la actividad entre la que Enwesa realiza fuera de España: “No conocemos límites geográficos ya que hemos realizado trabajos en Eslovenia, Brasil, Finlandia, Estados Unidos… Y tenemos previsión de nuevas oportunidades para seguir realizando actuaciones por Europa y América”.

Actualmente, por carga de trabajo la principal línea de negocio de Enwesa es la del mantenimiento mecánico de reactores nucleares en operación, que se complementan con otras tareas en el ciclo del combustible, cargas de contenedores de combustible gastado, mantenimiento mecánico de válvulas y reparaciones especiales de soldadura, entre otros. Como línea de mayor potencial de crecimiento, el director general de Enwesa menciona las actividades de carga de contenedores de combustible gastado: “Ahí apostamos hace años por la formación de equipos de trabajo muy cualificados, lo que nos permitirá continuar en esta línea de colaboración ascendente con nuestra empresa matriz Ensa”. Esta última actividad se desarrolla a través de la agrupación de interés económico (AIE) Enusa Ensa, que forma la propia Enwesa junto a Equipos Nucleares SA, SME (Ensa) y Enusa Industrias Avanzadas SA. En la línea de fabricación de calderería, Pedro Ortiz identifica también oportunidades para atender la demanda de equipos que van generar los planes de construcción de nuevas centrales en el mercado internacional, de nuevo con Francia como uno de los destinos más relevantes: “Ahí se prevé un crecimiento muy interesante en los próximos años”.

Operarios de Ensa trabajando en la vasija de la central nuclear de Trillo.

En ese marco, el director general de Enwesa considera que los planes de reindustrialización de la UE y los fondos destinados a afrontar los retos económicos en el escenario post-covid supondrán “una gran oportunidad” para ayudar a la industria a adaptarse y afrontar “los nuevos retos” que plantea el tránsito hacia una economía digitalizada y más sostenible: “El sector energético, en el que nosotros hemos trabajado con mayor intensidad, presentará cambios importantes y debemos estar preparados”, advierte Pedro Ortiz, que menciona el desarrollo de la tecnología del hidrógeno verde, los proyectos de energía eólica mar adentro y la fusión nuclear como alguno de los campos en los que la empresa identifica más posibilidades: “Para poder afrontar estas oportunidades tendremos que trabajar en la aplicación de nuevas tecnologías que hagan nuestros procesos más eficientes”.

Además de formar parte del Clúster de la Industria Nuclear de Cantabria (CINC) junto a su matriz y varias empresas de la región que trabajan para este sector, además de con la Universidad de Cantabria y el Centro Tecnológico CTC, Enwesa es uno de los principales miembros del Sea of Innovation Cantabria Cluster (SICC), que tiene precisamente entre sus objetivos el desarrollo integral de proyectos avanzados en el ámbito de las energías marinas con el fin de proponer soluciones innovadoras ante los retos tecnológicos del sector, y que participa en varias iniciativas para el aprovechamiento del hidrógeno.

La participación en esas agrupaciones de empresas busca generar sinergias que amplien las posibilidades de competir en el mercado. Junto a ello, los responsables de la empresa cántabra consideran decisivo incidir en lo que señalan como principal elemento diferenciador de Enwesa: la cualificación técnica y operativa de la plantilla. “Invertimos de forma regular importantes partidas presupuestarias en programas de formación y recualificación de nuestro personal para poder atender las necesidades de nuestros clientes”, explica Pedro Ortiz, que incide sobre la importancia que esas actuaciones tienen para mantener la competitividad de la empresa: “Continuar trabajando en el sector en el que lo hacemos, y cómo lo hacemos, obliga a mantener unos estándares de seguridad y calidad muy elevados, que solo son posibles con una concienciación y refuerzo constante, a través de programas de formación sobre nuestro equipo de profesionales”.